Porqué aparece Colombia en la lista de perseguidores?


Porqué aparece Colombia en la lista de perseguidores?

Puertas Abiertas conoce bien la situación que existe en Colombia. En la reciente Lista Mundial de Persecución elaborada, Colombia ocupa el puesto 46.

Se le consultó a dicha organización su punto de vista sobre la situación en Colombia en concreto, y su postura respecto a todos los ataques ocurridos a cristianos.

La respuesta ha sido un documento, que se presenta a continuación; y sin negar casos aislados que podrían entenderse como situaciones que favorezcan la persecución, en la inmensa mayoría de los casos existe un acoso y agresión a los cristianos por el hecho de su fe y su compromiso ético con el Evangelio.

POSICIÓN JUSTIFICADA

“Es totalmente justificable que Colombia se encuentre en la posición número 46 de la Lista Mundial de Persecución de Puertas Abiertas, teniendo en cuenta la definición oficial de la persecución, es decir: ‘cualquier hostilidad, experimentada por cristianos en el mundo, como consecuencia de su identificación con Cristo’. Esto puede incluir hostigamiento, palabras y acciones en contra de los cristianos, provenientes de personas que sean de dentro o fuera del cristianismo”, dice el informe.

El documento expresa que “es importante recordar que la metodología de la Lista Mundial de Persecución no sólo mide la violencia contra los cristianos, sino que enfatiza mucho la dimensión estructural de la persecución. Es decir, la presión que experimentan los cristianos en cada área de su vida”.

Para garantizar la fiabilidad de la Lista Mundial de la Persecución, el cuestionario utilizado para su elaboración es cumplimentado por personas claves de las ´oficinas de campo´ de Puertas Abiertas y expertos externos a esta organización, trabajando en Colombia.

VULNERABILIDAD DE LA IGLESIA Y LOS CRISTIANOS

Puertas Abiertas destaca que “el hecho de que los cristianos se encuentran en medio del fuego cruzado entre bandos contrarios del conflicto colombiano, los hace especialmente vulnerables a sufrir hostilidades”.

Explica a continuación que en Colombia la persecución se lleva a cabo mayoritariamente a manos de los grupos armados ilegales en los departamentos de Meta, Arauca, Norte de Santander, Nariño, Cuca, y Guajira. “Las dos guerrillas principales son, las FARC y el ELN. Las FARC operan principalmente en los departamentos del sur del país, y el ELN opera principalmente en el oriente”, destaca. La persecución en estas regiones consiste en: amenazas a pastores; siendo algunos desplazados de sus hogares; además de pastores y líderes son asesinados.

COMUNIDADES INDÍGENAS

El documento expresa que también que “llama la atención que en Colombia se presenten casos de persecución dentro de las comunidades indígenas, principalmente los Arhuacos, Koguis y Nasa, donde las autoridades tradicionales se oponen a que sus miembros se aparten de sus tradiciones”. Cabe mencionar que a pesar de que en Colombia, la constitución establece la libertad de culto y de conciencia, también otorga autonomía a los pueblos indígenas permitiéndoles así imponer una ley diferente a la nacional en sus regiones.

“El resultado de lo anterior es que en el país a los indígenas cristianos se les niegue la prestación de los derechos fundamentales como la atención sanitaria, acceso a la vivienda y la educación”, afirma Puertas Abiertas, denunciando una situación que recuerda a la que viven grupos indígenas en México. A continuación, el documento precisa que “en estos momentos se cuentan más de 200 familias desplazadas además de los líderes amenazados, torturados y encarcelados”.

Sobre el mismo tema explica: “En algunos casos, esta persecución se da por medio de alianzas entre las autoridades indígenas tradicionales y los comandantes guerrilleros, los cuales utilizan la brujería, la tortura, la infiltración de personas en sus reuniones religiosas, el cobro de vacunas en dinero o en especie (niños obligados a servir en las guerrillas). Aparte del cobro de las vacunas, ejercen presión sobre niños y adolescentes cristianos buscando que estos se unan a sus filas para la guerra”.

NARCOTRÁFICO Y CULTIVOS ILÍCITOS


Como es sabido, uno de los factores que más ha afectado la sociedad colombiana es el narcotráfico, cuyos protagonistas se han aliado con la guerrilla y los paramilitares para controlar la exportación de cocaína y otras drogas. El narcotráfico y el conflicto armado han contribuido a que Colombia ocupe el primer lugar de desplazamiento interno en el mundo, lo cual incide en la violación de los derechos humanos.

“Los cristianos son un colectivo que sufre la violación de sus derechos como resultado de esta realidad –afirma Puertas Abiertas-.Muchos campesinos son presionados a colaborar con el cultivo ilícito y acceden a ello debido a que no ven otra forma de mejorar sus finanzas. La principal razón por la cual la guerrilla y los paramilitares persiguen a la iglesia es por su oposición al narcotráfico y a los cultivos ilícitos, los cuales constituyen la base económica de las regiones donde más se presenta esta persecución”.

A pesar de que los casos de asesinatos de pastores hayan disminuido en 2012, se sigue desplazando a los pastores, cerrando iglesias, y prohibiendo predicar el evangelio en estos lugares donde los grupos armados ilegales ejercen mayor presión.

CORRUPCIÓN Y DROGAS


Completando el panorama, Puertas Abiertas informa que “la corrupción está íntimamente ligada al narcotráfico y como consecuencia se echan a perder los valores de la sociedad colombiana. En la práctica el colombiano se enorgullece de ser ‘vivo’ (astuto – saltándose las normas). La iglesia no ha quedado ajena a este fenómeno, pues se ven casos de pastores, sacerdotes y líderes corruptos que incluso han sido llevados a juicio debido a sus conductas”.

La entidad informa también que los escándalos más recientes en los que la iglesia se ha visto involucrada son: el caso de un pastor evangélico acusado de violar a unas hermanas de su iglesia, y el caso de dos sacerdotes que contrataron a unos sicarios para simular su propio asesinato ya que ambos eran amantes y estaban enfermos. Además, la iglesia cristiana evangélica ha sido criticada fuertemente por los medios de comunicación acerca del manejo de los diezmos y las ofrendas y del enriquecimiento de algunos pastores de algunas mega iglesias.

NUEVOS ACTORES EN LA PERSECUCIÓN

El documento enviado por Puertas Abiertas a Protestante Digital señala también que como consecuencia del conflicto armado se están presentando nuevos actores que persiguen y presionan a la iglesia. “Algunos, como los grupos armados ilegales, son tangibles, mientras que otros son situaciones que se derivan del conflicto y se convierten en factores de presión, como lo son la prostitución y la brujería”, afirma. La entidad denuncia que en sitios como Córdoba, las mujeres son presionadas a prostituirse.

RECLUTAMIENTO DE NIÑOS Y JÓVENES

El documento expresa que Puertas Abiertas tiene conocimiento de que las bandas criminales y las guerrillas reclutan a niños y jóvenes cristianos principalmente en sus zonas de influencia como podría ser Arauca. Invitan los niños y jóvenes a campeonatos deportivos organizados por la guerrilla para, captar su interés y adoctrinarlos y finalmente reclutarlos para formar parte de la guerrilla.

“Lo que les motiva a reclutar a jóvenes cristianos es que “son más obedientes”. Les ofrecen grandes cantidades de dinero, porque saben que, en la gran mayoría de los casos, sus recursos económicos son escasos. Les dicen que si se unan a ellos les podrán ayudar económicamente a sus familias, mientras que si se quedan con los cristianos tendrán que pagar diezmos y ofrendas, lo que la guerrilla, en particular, considera como un robo a la comunidad por parte de los pastores”, expresa.

CONCLUSIÓN

Puertas Abiertas llega a la conclusión de que “existen casos aislados en los que cristianos participan en la corrupción al igual que individuos la sociedad colombiana, en general lo está haciendo”. Admite también que “es posible que estos cristianos sean ´ajusticiados´ por la guerrilla debido a estas actividades”. Pero aclara que, sin embargo, “el estudio que sitúa a Colombia en el número 46 en la Lista Mundial de la Persecución no se debe a estos casos (que son los menos) sino a los muchos que se han enumerado antes”.
Fuente: Puertas Abiertas desde Protestante Digital
Postar um comentário