El Consejo Europeo pide tolerancia religiosa a nivel público


El Consejo Europeo pide tolerancia religiosa a nivel público

El Consejo de Europa ha dado un paso importante en la defensa del derecho de libertad de conciencia y de participación de las creencias religiosas en la esfera pública, al aprobar una resolución en la que recomienda a los 47 Estados miembros a “admitir las creencias religiosas en la esfera publica, garantizando la libertad de pensamiento en relación a la salud, la educación y la administración pública, siempre que los derechos de los demás queden protegidos de discriminación, y que el acceso a los servicios legales esté garantizado”.

A su vez instó a los Estados a “garantizar el derecho a la objeción de conciencia bien definido en relación con cuestiones moralmente sensibles”.

La resolución, aprobada por 148 votos contra 3, será bien recibida en Reino Unido y otros países europeos que buscan adoptar “ajustes razonables” como un medio para resolver los crecientes casos de “choque de derechos”, que han tenido como protagonistas a personas cristianas.

De hecho se concedió una audiencia especial para presentar los casos concretos de dos cristianos en Reino Unido, Shirley Chaplin y Gary McFarlane.

CASOS EN REINO UNIDO
El informe y la resolución fueron preparados y presentados por el Sr. Luca Volonté, presidente del Partido Popular Europeo, el mayor grupo político en el Consejo de Europa.

Inmediatamente después del debate del miércoles, el Sr. Volonté presidió una sesión informativa especial para los parlamentarios y representantes de los gobiernos nacionales que se centraron en los casos de la enfermera Shirley Chaplin y el consejero matrimonial Gary McFarlane.

En una sentencia preliminar en enero, el Tribunal Europeo criticó fuertemente el enfoque que en el Reino Unido se había dado a la libertad religiosa. Se rechazó el argumento del Gobierno del Reino Unido de que la libertad de renunciar y buscar otro trabajo en otro lugar protegiese la libertad de religión.

También rechazó la afirmación del Gobierno de que el “uso de la cruz y de las creencias acerca de la naturaleza del matrimonio no estaban íntimamente conectados con la identidad cristiana” y por lo tanto no estarían protegidos por la Convención Europea.

En cambio, el Tribunal de Justicia declaró que la postura moral de los cristianos en la práctica de la homosexualidad no constituye una convicción religiosa legítima y también está, en principio, protegida por la Convención Europea de Derechos Humanos.

Anteriormente, el Tribunal llegó a la conclusión de que el Reino Unido no había protegido la libertad religiosa de la trabajadora de British Airways, Nadia Eweida. Era la primera vez que el Reino Unido se había encontrado ante una denuncia de violación de “la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión” Artículo 9.

Sin embargo, el Tribunal no llegó a dictaminar que el Reino Unido hubiese vulnerado los derechos de Shirley Chaplin y de Gary McFarlane, sugiriendo en cambio que la infracción sen encontraba dentro del “margen de apreciación” de los Estados miembros.

PIDEN PROTEGER LA LIBERTAD DE CONCIENCIA

A principios de abril se presentó ante el Tribunal una reclamación por parte de ambos afectados, en la que sostenían que el artículo 9 de protección de libertad religiosa en el Reino Unido no tendría ningún sentido si la Corte no daba una indicación más clara para su aplicación, especialmente en una sociedad que muestra un aumento de hostilidad hacia la fe cristiana.

La enfermera Shirley Chaplin ha instado al Tribunal a no simplemente confiar en que el Gobierno diga que la cruz representaba “un riesgo sanitario y de seguridad”. Porque en esta línea, el gobierno podría “introducir efectivamente una prohibición general y sin justificación o escrutinio”.

Gary McFarlane, por su parte, puso de relieve la forma en que fue perseguido por una “policía de la moral”. “A nadie se le ha negado el acceso a un servicio como consecuencia de la posible objeción de conciencia. Esta 'policía del pensamiento' debe molestar no sólo a los cristianos sino a todos los que nos preocupamos por el futuro de una sociedad libre”.

En respuesta a la resolución, Andrea Minichiello Williams, Director del Centro Jurídico Cristiano, dijo que “estamos contentos de que la Asamblea Parlamentaria haya votado para subrayar la importancia crucial de la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión para asegurar que la sociedad es verdaderamente libre. También estamos encantados de ver la convocatoria para realizar ajustes razonables en la protección de esa libertad. Instamos a la Corte Europea de Derechos Humanos a insistir en esta línea, y hacemos un llamado al Reino Unido para comenzar a reflejar este importante principio”.
Fuente: Religion today editado por Protestante Digital
Postar um comentário