ISRAEL ARRESTA TURISTA POR EVANGELIZAR EN LAS CALLES

Barry Barnett, evangelista británico y miembro de la organización ‘Judíos para Jesús’, fue detenido el pasado 20 de noviembre. Después de pasar cuatro días en prisión, recibió una orden de expulsión de Israel que se hará efectiva durante los primeros días de diciembre. Barnett, que estaba en el país con un visado de turista, fue detenido por proselitismo mientras participaba en una campaña evangelística hablando con gente en la calle y sosteniendo pancartas con referencias a Jesús.

Barry Barnett es originario de Londres y  según su perfil en la web de ‘Judíos para Jesús Reino Unido’  proviene de una familia judía liberal. “Me convertí a los 30 años. Antes de involucrarme a tiempo completo con ‘Judíos para Jesús’ fui un profesor de Teatro y Estudios religiosos por doce años”, explica allí.

Fue detenido en Israel cuando participaba como voluntario en una campaña evangelística similar a otras en las que había participado en el país hasta en ocho ocasiones anteriores.

Sin embargo en esta ocasión, el día de 20 de noviembre, en la ciudad de Beer Shiva, en el sur de Israel, le detuvieron seis agentes de la brigada de control de inmigración. Estos le retuvieron varias horas en las afueras de la ciudad sin darle a conocer la causa de su arresto. Después fue transferido a la prisión de Ramla, cerca de Tel Aviv.

Según explican miembros del propio equipo que organizaba las actividades evangelísticas, Barnett era el único extranjero del grupo y sostenía una pancarta junto con otros miembros en la que se leía “Salvación = Jesús”, además de mostrarse un número de teléfono de contacto con la organización ‘Judíos para Jesús’.

“Es la primera vez que hemos tenido ningún tipo de problema como este, y llevamos participando ya en ocho campañas”, explicó la esposa de Barnett, Alison. “Fue un shock”.

EXPULSADO POR “ACTIVIDADES MISIONERAS”

El director de ‘Judíos para Jesús’ en Israel, Dan Sered, ha informado que su organización ya se ha puesto en marcha para evitar que se lleve a cabo la expulsión de Barnett, prevista para el día 3 de diciembre, algo inédito en la historia de su organización. “Como israelí, he estado orgulloso de que mi país permita la libertad religiosa. Por eso los que han metido en prisión a Barry han hecho algo vergonzoso”, ha opinado Sered.

Según el director israelí de la organización, el juez ha sentenciado a Barry porque no tenía permiso para participar en “actividades misioneras” mientras se encontrara en Israel.

“No dieron ninguna razón por la que le detuvieron”,  explica Sered a la agencia Morning Star News . “Todo lo que alegaron era que estaba haciendo ‘actividad misionera’. Esto es correcto, estaba haciendo actividad misionera, y es algo legal en Israel”.

La razón oficial por la que se le expulsará será por participar en actividades misioneras en lugar de actividades turísticas regulares. Sin embargo, insiste Sered: “con su visado de turista B2 tenía permiso para ejercer su fe, que es lo que estaba haciendo”.

GRUPO ULTRAORTODOXO ENTORPECIÓ Y DENUNCIÓ LAS ACTIVIDADES

Miembros del grupo de ‘Judíos para Jesús’ que organizaban los eventos durante noviembre, han explicado que el grupo ultraortodoxo y abiertamente anticristiano Yad L’Achim ha estado siguiendo a los integrantes de ‘Judíos para Jesús’ en todos sus actos.

Yad L’Achim tiene un largo historial de colaboraciones con funcionarios, los cuales a menudo llevarían a cabo supuestamente acciones legales propuestas por el grupo. Varios medios de comunicación han informado extensamente y con documentación sobre estos probables vínculos.

Después de la detención de Barry Barnett, miembros de ‘Judíos para Jesús’ han expresado su preocupación de haya “una directiva no escrita para arrestar a trabajadores religiosos extranjeros como parte de una represión general contra los misioneros”.

Yad l’Achim actúa apuntando públicamente a judíos mesiánicos, incluso manifestándose ante sus hogares o lugares de culto. La organización extremista judía informa abiertamente de cómo interfieren en actividades evangelísticas para frenar la “venenosa propaganda espiritual” de grupos cristianos o mesiánicos.

¿ROMPE ISRAEL SU CÓDIGO DE LIBERTAD RELIGIOSA PARA TURISTAS?

“Lucharemos la batalla legal hasta el final. Si perdemos en el primer juzgado, apelaremos y lo llevaremos hasta la Tribunal Supremo”, ha explicado Dan Sered en una conversación posterior, grabada y publicada en internet. “Queremos ver que se hace justicia, no sólo con Barry, sino con cualquier cristiano que quiera venir a Israel para mostrar su amor por el pueblo judío al compartir con ellos el evangelio”. Por ello, Sered espera “que la expulsión sea revocada y que se cree un precedente”.

Fuente:Jewish Journal, Jews for Jesus, Morning Star News editado por Protestante Digital